Marshall y los Pandora Papers o el neoliberalismo ambientalista

Jonathan Báez Valencia

En la serie “Cómo conocí a tu madre”, es muy conocido que Marshall es un apasionado de la protección del ambiente. Sin embargo, cuando trabaja en un banco, no tiene ninguna restricción en mencionar a sus propietarios: “Preparé unos cuadros para demostrar cómo una empresa fantasma en Bermuda ayudaría a minimizar nuestras pérdidas y evitar que vayan a la cárcel”.[1] En efecto, este personaje articula una preocupación por precautelar la naturaleza y, al mismo tiempo, que los dueños de un banco eludan impuestos. Proceso que se lo puede catalogar como un neoliberalismo ambientalista, que no considera la afectación que el no pago de impuestos hace en la profundización de actividades que depredan la naturaleza. En efecto, con la develación de los Pandora Papers se puso en evidencia cómo una élite económica toma la decisión consciente de no pagar impuestos, ocultándolos en paraísos fiscales. Una situación irónica en Ecuador, pues el banquero y ahora presidente Lasso, un usuario habitual de estos mecanismos de elusión fiscal, participó recientemente en una cumbre sobre el cambio climático COP26, haciendo gala de su “ambientalismo”.  Desde esa perspectiva se pone en cuestión ¿Cómo los paraísos fiscales afectan las arcas del Estado y, a su vez, el ambiente? ¿Cómo los apasionados por la legítima lucha contra la depredación del medio ambiente reaccionaron ante el uso de guaridas fiscales? O, por el contrario, al igual que Marshall son parte del neoliberalismo ambientalista.

En la búsqueda de situar el problema de las guaridas fiscales -lo que filtraciones como los Panamá, Paradise, y recientemente los Pandora Papers han develado- una noticia resalta como ejemplo: “Google se lleva al paraíso fiscal de Bermudas beneficios de USD 34 mil millones en tres años sin tributar por ello”.[2] Desde esta perspectiva, se observa lo perjudicial de las guaridas fiscales que, para EEUU seguramente significó un desfalco en sus arcas realizado por Google, recursos necesarios para atender a este país, que es el único en el mundo con un problema conjunto de alta desigualdad de riqueza e ingresos.[3] En comparación a Ecuador, el ocultamiento de Google equivale a todo un año de políticas públicas, incluso más, considerando que en 2021 el Presupuesto General del Estado ascendió a 33 mil millones.[4] Por otro lado, la evasión fiscal en Ecuador alcanza más de USD 7,6 miles de millones.[5] Aún está por determinar a cuánto asciende la elusión fiscal con el uso de paraísos fiscales, recursos que durante décadas han sido dilapidados y, seguramente, hubieran resuelto en gran medida los problemas estructurales del país. Entre ellos la depredación del ambiente por profundizar la matriz de acumulación primario exportadora.

De esa manera, si es que el país hubiera transitado hacia un país cuyos ingresos estatales dependen en gran medida a los impuestos progresivos a los más ricos, se tendrían mejores condiciones para no depender de actividades petroleras y mineras, limitándolas al máximo. Como Noruega, cuyos ingresos estatales dependen del ingreso petrolero en menos del 6%; mientras que en Ecuador bordea entre el 39% y 18%.[6] Por tanto, que los movimientos sociales, ONGs, etc. que tienen como eje este elemento, deberían ser los más interesados en que la justicia fiscal, con la lucha contra los paraísos fiscales como punto de inflexión. Que lo contrario suceda, como que un presidente haya utilizado paraísos fiscales durante décadas, debería generar una serie de acciones para que esto no ocurra. La inmovilidad sugeriría la legitimación de este mecanismo de elusión fiscal que, finalmente, significa la reproducción de desigualdades, incluso las ambientales y que no existe un interés real en solucionarlas. Así mismo, personajes de la política que, sabiendo la relación del actual presidente con los paraísos fiscales, no tuvieron ningún reparo en mencionar “Prefiero un banquero” y ahora pretenden realizar denuncias para tratar de apropiarse la coyuntura. Ni que decir de aquellos tomadores de política pública que han usado durante décadas paraísos fiscales en Delaware, Islas Cayman, Panamá, etc. y, ahora se sitúan como defensores del medio ambiente. Son personajes que, al igual que Marshall, son parte del neoliberalismo ambientalista.


[1] Temporada 4: Capítulo 22.

[2] https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/10965563/12/20/Google-se-lleva-a-Bermudas-beneficios-de-34000-millones-en-tres-anos-sin-tributar-por-ello.html

[3] https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/00031224211027800?journalCode=asra

[4] https://www.finanzas.gob.ec/proforma-presupuestaria-2021-en-enviada-a-la-asamblea-nacional/

[5] https://www.elcomercio.com/actualidad/negocios/evasion-impuestos-ecuador-contribuyentes-empresas.html#:~:text=La%20evasi%C3%B3n%20genera%20un%20perjuicio,el%20pa%C3%ADs%20en%20un%20a%C3%B1o.

[6] Datos Noruega: https://www.ssb.no/431311/general-government.taxes-and-social-security-contributions.nok-million; Datos de Ecuador: Operaciones del Sector Público no Financiero: https://www.bce.fin.ec/index.php/informacioneconomica

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s