Durante tercer año consecutivo sector empresarial quiere congelar el salario básico unificado

Jonathan Báez Valencia

Con o sin pandemia el sector empresarial está en contra no solo de mejorar las condiciones de vida del sector laboral, golpeado fuertemente en los últimos tres años -y más con la forma en que el gobierno descargó el peso de la emergencia sanitaria y la crisis previamente generada en sus hombros-, sino también de generar una recuperación en la economía y más empleo en la sociedad ecuatoriana.

Un análisis de las propuestas realizadas por el sector empleador en el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios en el periodo 2004-2021 (gráfico 1) permite observar que durante los últimos tres años su premisa ha sido mantener congelado el salario básico unificado. En efecto, con o sin pandemia, para el sector empresarial subir las remuneraciones mínimas siempre es pernicioso, pero en sus bolsillos.

Gráfico 1. Propuestas empresariales y de gobierno en el salario básico unificado 2004-2021

Fuente: Prensa Nacional
Elaboración: Propia

Dicho proceso parecería indicar por un lado que el bienestar de sus trabajadores no es de su interés, menos si eso implica que deben disminuir sus onerosas ganancias y, por otro lado, que el análisis y los estudios que demuestran que el aumentar el salario mínimo tiene efectos virtuosos en el nivel de empleo no está en su radar, lo que llevaría a pensar que su supuesta preocupación por el empleo no es más que una puesta en escena que disfraza el interés de mantener e incrementar a toda costa sus ganancias.

En efecto, la evidencia empírica hallada por Card y Krueger (1994) muestra que un aumento del 18,82% del salario mínimo en New Jersey generó un aumento del empleo del 13% (algo similar al mayor aumento del salario básico observado en el 2008, el más alto en todo el periodo analizado que le siguió de una disminución del desempleo, acompañado de la implementación del mandato 8 que eliminó la tercerización y la jornada por horas, proceso precarizador que retornó con la Ley Humanitaria). Aquí también existe la cuestión de si este tipo de estudios tampoco existen para el Ministerio de Trabajo, al momento de justificar los análisis en los que se fundamenta la fórmula planteada.

La reflexión sobre el salario y el empleo es que mientras más recursos tiene la población, más aumenta la demanda y por lo tanto el empleo. Por lo tanto, medidas como despidos, reducción del tamaño del Estado, desinversión del sector público, gobernar exclusivamente para la élite más rica y ahora congelar el salario mínimo, terminan con los procesos redistributivos y eso destruye la economía e impide su reactivación.

Bibliografía

Minimum Wages and Employment: A Case Study of the Fast-Food Industry in New Jersey and Pennsylvania David Card; Alan B. Krueger The American Economic Review, Vol. 84, No. 4. (Sep., 1994), pp. 772-793. Stable URL: http://links.jstor.org/sici?sici=0002-8282%28199409%2984%3A4%3C772%3AMWAEAC%3E2.0.CO%3B2-O

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s