Solidaridad, Donaciones y Contribuciones de respaldo contra la pandemia del COVID-19 en el Ecuador

Alberto López B.

 

La solidaridad generalmente se hace presente para lograr la superación de grandes desastres, como guerras, pestes, enfermedades, pandemias, etc., permite resistir a adversidades que se presentan a lo largo de la vida; las personas solidarias se diferencian de las personas indiferentes o egoístas porque son colaboradoras, les gusta apoyar a otras personas que se encuentran en situaciones difíciles, tienen un sentimiento de unidad para trabajar juntos y lograr una misma meta para luchar por un mismo propósito de ayuda a los más necesitados, en un acto social.

Para el ser humano lo más importante, es la vida y cuando se presentan pandemias como en el presente caso el “COVID-19”, que ataca a todos los seres humanos, no mira color, raza, sexo, edad, pobre o rico; la solidaridad nuevamente florece y se hace presente en las personas, sin importar país, región, ideología política o religiosa, se unen y buscan soluciones para, ayudar a las personas que se encuentran afectadas con esta pandemia y a familias de escasos recursos que necesitan medicinas y alimentos que les permita sobrevivir y afrontar la crisis sanitaria; de ésta manera, las personas solidarias ayudan a combatir esta pandemia.

En el Ecuador, el impacto de la emergencia sanitaria es muy fuerte en el sector público y privado,  una de las frases que escuchamos con frecuencia es: “Todos los ecuatorianos estamos dispuestos a dar lo mejor de cada uno de nosotros para combatir la pandemia del COVID-19”; para comprender y analizar aplicación de la solidaridad, donación y contribución, en nuestro país, revisaremos el significado de cada uno de los términos en el Diccionario de Lengua Española Océano (2008).

¿Qué es la Solidaridad?

Es la adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros. Entera comunidad de intereses y responsabilidades; el adjetivo Solidario (ria) significa aplicarse a las obligaciones contraídas en común y a las personas que las contraen.

La solidaridad es un principio social fundamental, sobre los que debe asentarse toda sociedad; bajo los principios fundamentales de la solidaridad, humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, carecer voluntario, unidad y universalidad, que se refieren al bien común; el Gobierno por mandato de la Constitución tiene que velar por la salud y bienestar de los ciudadanos; las empresas cuidar la salud y bienestar de sus trabajadores con salarios justos; los trabajadores, cuidar sus plazas de trabajo con fidelidad y dedicación en sus tareas; y finalmente, las personas desde el ámbito familiar en el entorno propio y sin egoísmo. Con estas actitudes se podrá conseguir una sociedad más justa y humana, con una mentalidad solidaria para ayudar a los más necesitados y personas marginadas del país; por ende, la solidaridad, se ha hecho eco y  está presente en los sectores sociales público y privado,

Ante la pandemia del COVID-19, en el Ecuador, varias personas y empresas privadas del sector financiero, comercial y servicios, de acuerdo a su disponibilidad han demostrado cualidades de solidaridad con donaciones y contribuciones voluntarias, en dinero, especies, o servicios en beneficio de personas más necesitadas; Por su parte, el gobierno mediante Decreto Ejecutivo emitió el Bono de Protección Familiar por el Coronavirus por el valor de 60 dólares destinado a personas que trabajan por cuenta propia, viven al día, están en el umbral de la pobreza con ingresos inferiores a 400 dólares mensuales y no son beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano; también, existe ayuda solidaria mediante donaciones recibidas en medicinas y equipos desde varios países del exterior.

¿Qué significa la Donación y cómo se procesa en el Ecuador?

La donación es el acto y resultado de donar, regalar, ceder de manera voluntaria, traspasar algo sin esperar nada a cambio; la donación proviene del término donar que significa traspasar de una persona a otra el dominio de una cosa. Quien realiza la donación espera que su aporte ayude a mejorar la calidad de vida de aquel que necesita asistencia para subsistir o salir adelante.

Ecuador, antes de la crisis sanitaria del COVID-19, ya estuvo atravesando por una grave crisis Fiscal para el año 2020, con un Presupuesto General del Estado inejecutable, necesidad de financiamiento de 6.665 millones de dólares, déficit presupuestario superior a los 3.300 millones de dólares, precio del barril de petróleo inferior al 50% del valor presupuestado (menos de USD.25), disminución de las recaudaciones tributarias, vencimiento de cuotas por alto endeudamiento público, etc.; con un  presupuesto para salud de 3.800 millones de dólares al gobierno no le alcanza para solventar gastos en salud del país, tampoco gastos no presupuestados para la emergencia sanitaria, peor aún para cubrir atención médica y necesidades básicas de personas pobres, con extrema pobreza y grupos vulnerables; por ende, el Estado no puede solventar y garantizar la servicios de salud y seguridad alimentaria de los ciudadanos.

Ante esta situación el Gobierno mediante la campaña “Deme una mano sin dar la mano” ha tenido que recurrir a donaciones de la empresa privada, ONGs, Fundaciones, Organizaciones sociales y personas solidarias que voluntariamente están trabajando por el bienestar de los más necesitados; son numerosas empresas e instituciones privadas que han donado en dinero, especies,  o servicios, para combatir el COVID-19, hasta la presente fecha, el sector privado y la ciudadanía han recaudado más de 6 millones de dólares; dos instituciones bancarias más grandes del país donaron 15 millones de dólares, industrias alimenticias e importantes cadenas de supermercado importantes han donado decenas de miles de raciones alimenticias y kits de medicinas; sin embargo, se espera que existan más donaciones y que las grandes empresas retribuyan las jugosas  utilidades obtenidas durante los dos últimos diez años.

Las ONGs, Fundaciones, Organizaciones sociales y personas voluntarias han gestionado, obtenido y canalizado donaciones de kits de medicinas y alimentos en los sectores de familias de escasos recursos y personas vulnerables en el país. Estas donaciones no son suficientes para cubrir gastos en adquisición e instalación equipos médicos, laboratorios, muebles, muestras, medicinas, etc. de la pandemia COVID-19, en tal virtud los especialistas en salud pública, estiman que en el año 2020, el Estado ecuatoriano necesitaría alrededor de  2.000 millones de dólares para cubrir la crisis sanitaria que duraría el tratamiento.

¿Qué es la Contribución, existen contribuciones para emergencia sanitaria en el Ecuador?

Contribución es la acción de contribuir. Cosa que se hace o da para contribuir a algo. Pago que están obligados a hacer los ciudadanos para contribuir a sostener los gastos del estado, la provincia o el municipio. Contribuir voluntariamente con una cantidad para un determinado fin. Ayudar y concurrir con otros al logro de algún fin. El término, desde punto de vista tributario significa, dar o pagar cada uno la cuota que le cabe por un impuesto o repartimiento.

Para aplicación de la contribución, es necesario diferenciar entre contribución obligatoria y voluntaria; la contribución obligatoria son aquellas que percibe el Estado, reconocidas en la Ley mediante aportes obligatorios exigidos a los contribuyentes para cumplir con una función pública. En el presente caso, por emergencia sanitaria, si gobierno ecuatoriano propone una contribución a los ciudadanos, sería para cumplir una de las funciones básicas establecidas en la Constitución de la República “provisión de servicios de salud” por crisis sanitaria a los ciudadanos; esta contribución es diferente a las contribuciones de mejoras o impuestos establecidos en el Código Tributario ecuatoriano; tal como se realizó en el año 2016 con la Ley Orgánica de Solidaridad y de Corresponsabilidad Ciudadana para la Reconstrucción y Reactivación de las zonas afectadas por el terremoto.

En el caso de la contribución voluntaria, constituyen aportes voluntarios con una cantidad para un fin específico, ayudar a otros; la Organización Mundial de la Salud (1948), reconoce que las contribuciones voluntarias pueden ser flexibles o destinadas a fines específicos; además indica que las contribuciones voluntarias básicas permiten que las actividades no financiadas se beneficien de un mejor flujo de recursos y ayudan solucionar problemas o dificultades de  financiación inmediata.  Bajo estos parámetros, el gobierno ecuatoriano, podría financiar los gastos de pandemia del COVID-19 mediante las contribuciones obligatorias y voluntarias bajo principios de solidaridad, mediante acuerdos con grupos económicos o sociales del país.

En situaciones de crisis, como la pandemia del COVID-19,  la solidaridad debe ser de todos: ciudadanos, grandes corporaciones, empresarios, empleados públicos y privados, que tienen capacidad contributiva; sin embargo llama atención que las empresas transnacionales como las telefónicas, petroleras y otras, se opongan a las contribuciones especiales, porque les afecta a sus ingresos económicos; de otra parte, existe apatía por parte de los gobernantes, políticos, analistas económicos, dirigentes sindicales del sector público o privado para una posible contribución salarial de aquellos trabajadores privados o empleados públicos que perciben sueldos mayores a 1,000 dólares mensuales, en beneficio de personas vulnerables, pobres y de pobreza extrema que son los más afectados. 

“No dona la persona que tiene, dona la persona que quiere”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s