¿Y el subsidio a los ricos?

Jonathan Báez

 

Las posturas de la “necesidad inminente de eliminar el subsidio a los combustibles” aparecen nuevamente en la agenda del Gobierno. Ante los distintos actores que apalancan esta acción es pertinente cuestionarse que, si los subsidios a los combustibles son pérdidas de ingresos para el Estado ¿Qué ocurre con las prácticas de ciertos actores económicos que, con actos de evasión fiscal, contribuyen a esa pérdida? En esa misma línea se cuestiona qué ocurre no solo con los subsidios que benefician al conjunto de la población, sino a aquellos que se destinan exclusivamente a la población con los ingresos más altos. En efecto, a la población privilegiada del país. 

La última estimación sobre la evasión del impuesto a la renta, tanto de sociedades (empresas) como personas naturales, elaborado por la CEPAL en Ecuador indica que en el año 2004 asciende a USD 2 300 millones.[1] En ese mismo año, los subsidios a los principales combustibles alcanzaron USD 636 millones.[2] Por lo tanto, el monto de subsidios representa tan solo el 28% del total de la evasión al impuesto a la renta. Desde esa perspectiva, en el año 2015 la evasión del IVA alcanzó los USD 2 800 millones y los subsidios a los principales combustibles a USD 2 184 millones. Por consiguiente, estos subsidios representan el 78% del total de la evasión del IVA. Con estas consideraciones, se observa que la evasión fiscal es una fuente de pérdidas para el Estado más graves que los subsidios  a los combustibles y que tienen como actores a ciertos sectores empresariales, aquellos que tienen la capacidad de evadir.[3] No obstante, la situación no se detiene allí.

Un análisis muestra que los subsidios  a los principales combustibles en el año 2015 alcanzaron los USD 2 184 millones.[4] En el mismo año, el Gasto Tributario -entendido como “los recursos que el Estado, en todos los niveles de gobierno, deja de percibir debido a la deducción, exención, entre otros mecanismos, de tributos directos o indirectos establecidos en la normativa correspondiente.” (SRI, 2015, pág. 5)- total, tanto del impuesto a la renta (impuesto directo) de sociedades (empresas) como de las personas naturales, ascendió a USD 2 164 millones. Por otro lado, se estima que tendencialmente el gasto tributario se concentra en el 10% de mayores ingresos tanto de sociedades como de personas naturales.[5] Eso implica que la pérdida de ingresos por concepto de gasto tributario, y que beneficia a los más acaudalados, es similar a la pérdida de ingresos por concepto de subsidios a los principales combustibles y que beneficia al conjunto de la población, más allá de la regresividad de la que se suele pregonar en el subsidio a los combustibles.

En conclusión, el debate sobre los subsidios como pérdidas de ingresos para el Estado debe ampliarse hacia aquellos que se realizan a los ingresos más altos de la población y, en especial, a las prácticas perniciosas y que son barreras hacia la obtención de recursos para matizar procesos de desigualdad. De esa manera, si se controla la evasión fiscal, así como el gasto tributario, los recursos para políticas de redistribución estarán presentes.

[1] Ver: https://coyunturauceiie.wordpress.com/2019/10/01/si-hay-alternativas-control-a-la-evasion-del-impuesto-a-la-renta-el-iva-y-cobro-de-deudas-tributarias-generarian-usd-77-miles-de-millones/

[2] Ver Anexo 1.

[3] Un análisis permite observar que los grupos económicos del quintil más alto de ingresos son los más proclives a tener paraísos fiscales. Ver: https://www.flacsoandes.edu.ec/agora/62968-hilando-la-desigualdad-grupos-economicos-y-paraisos-fiscales-en-ecuador

[4] Ver Anexo 2.

[5] En el año 2012 se estima que “la distribución del gasto tributario por deciles de empresas, excluyendo dividendos, se con en el último rango de ingresos; con el 90% del total del beneficio entregado al 10% de las sociedades de mayores ingresos” (SRI, 2012, pág. 22). Lo mismo ocurre en el caso de las personas naturales de mayores ingresos.

Anexo 1. Subsidios a los principales combustibles 2004.

S1

Fuente: Becerra (2016)
Elaboración: Propia
Anexo 1. Subsidios a los principales combustibles 2015.

S2

Fuente: Becerra (2016)
Elaboración: Propia

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s