Grecia: 8 años de ajuste perjudicial e inútil

Bayardo Tobar

 

El 22 de junio pasado, en Luxemburgo, se dio por concluido el ciclo de “ajustes” de la economía. Aquel que fue impuesto hace 8 años al pueblo griego. Es impuesto porque en un referéndum los griegos dijeron NO al ajuste y el presidente Tsipras, traicionando la voluntad popular, dijo SÍ.

La economía griega, luego del verse obligada a tragar el purgante del ajuste ¿ha resuelto el problema del déficit fiscal y el elevado endeudamiento? ¿Ha retomado la senda del crecimiento?  NO. El “ajuste” resultó “muy costoso en términos sociales, estéril en términos de recuperación de la economía y perjudicial para la estabilidad política europea”, concluye el editorial económico del diario español El país.

 

Y sustenta su conclusión, para dolor de los neoliberales, con datos: Grecia “ha perdido una cuarta parte de su renta desde 2010, la inversión ha caído el 60%, las pensiones (jubilares, e.n.) se han recortado cuatro veces, la deuda pública total asciende al 180% del PIB y la tasa de paro (desempleo) está en el 21,5% —inferior, en todo caso, a la tasa previa a la declaración de rescate

 

Recordar la experiencia de Grecia es importante en este momento que –coincidencia o no- el actual Gobierno de Ecuador parece ver en el FMI la única senda de salvación. El FM tiene una conocida receta: recortar el gasto y disminuir el endeudamiento. Receta única y universal a la que se han adelantado con la eliminación de subsidios y reducción del aparato estatal. No obstante, dicha receta solo sirve para garantizar a los bancos acreedores la recuperación de sus préstamos pero no para la recuperación de la economía. Esta última tarea que se complejiza al despedir empleados y privatizar empresas públicas, pero todavía más compleja dada la condonación del cobro de intereses y multas por las deudas tributarias de las grandes empresas nacionales y extranjeras, incluida la corrupta Odebrecht.

 

Lo que llama la atención, sin embargo, no es la opinión del FMI que, como queda dicho es muy conocida, sino la posición de los economistas mediáticos que desfilan por los noticieros todos los días: no han dicho nada sobre los magros resultados del ajuste griego a un costo social muy elevado. Por otro lado, mientras el FMI oficialmente declara que “es  preocupante el déficit fiscal y el endeudamiento”, los economistas mediáticos – que también se reunieron con la misión del FMI- los consideran catastróficos, “más papista que el papa como son” pero no por desconocimiento sino como una estratagema para seguir obteniendo ventajas y beneficios de un Gobierno que se mueve, como incluso admite el periodista “independiente” (signifique lo que signifique independiente) José Hernández, en los “anales de la historia” por haber provocado una “implosión inesperada” en Alianza País y por la mediocridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s