Economía Popular y Solidaria al margen

Jhonny Jiménez

A un año de la gestión del Gobierno del presidente Lenin Moreno, el sector de la economía popular y solidaria (EPS) se mantiene a la deriva de la política económica. Las acciones implementadas a favor de este sector son marginales y aisladas. Incluso se promueven a través de propuestas que implican una mayor concentración del ingreso, lo que es totalmente contradictorio a uno de los principios de la economía solidaria, la redistribución.

 

La percepción de la economía popular y solidaria como una economía de “pobres y para pobres” desconoce la importancia que tienen el sector para el desarrollo del país. La EPS genera alrededor del 60% del empleo autónomo en el Ecuador; sus activos representan el 12% del PIB; el 55 % de los alimentos que se consumen a nivel urbano provienen de este sector; existen alrededor de 12.884 organizaciones del sector financiero y no financiero y, un aproximado de 6 millones de socios pertenecientes a cientos de Cooperativas de ahorro y crédito. Además posee más de 12 mil bancos comunales, que destinan el 70% de los recursos crediticios para actividades productivas y de desarrollo local.[1]

 

Entre las medias establecidas el Plan Económico solo al final, en el punto 14 y de manera general, se manifiesta el “fomento a la economía popular y solidaria, con asociatividad, asistencia técnica”. Este pronunciamiento no deja claro cuáles van a ser las políticas y mecanismos que se van a realizar. Por lo tanto, dicho punto puede permanecer más como retorica que como una agenda de actividades. De esa manera, se impide establecer una política clara a favor de la economía social y solidaria.

 

Desde esa perspectiva, en la propuesta de Ley Orgánica para el fomento productivo y atracción de inversiones que se entregó a la Asamblea para su aprobación, se propone crear un fondo de garantía. Si bien es una medida acertada que permite a las EPS acceder a créditos productivos, dado que no disponen de las garantías (se lo considera de alto riesgo); , es una medida aislada que no considera los otros factores que incrementan los altos costos financieros del sector popular y solidario. Por ejemplo el manejo de técnico y financiero y la calidad de los factores de la producción.

 

Las compras públicas se encuentran entre los instrumentos más importantes que tiene el Estado para promover la EPS. La Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública (Losncp) da preferencias a la compra de  bienes y servicios del sector de EPS[2], estableciendo procedimientos ágiles simplificados y efectivos, eliminando barreras jurídicas, técnicas y organizativas; que garantice la participación incluyente y exclusiva de los actores de la economía popular y solidaria. Si se observan las compras públicas inclusivas dirigidas a este, existe una disminución constante y permanente, por ejemplo, las compras a través de las ferias inclusivas en el 2014 representó USD 57 millones; en el 2016 alrededor de USD 29,7 millones; en el 2017 USD 11,4 millones y en casi dos trimestres del 2018 solamente alcanza los 5,6 millones. Desde el 2016 al 2017 existe una disminución de las compras públicas a través de las ferias inclusivas en casi el 62 %. A pesar de que la normativa establece la priorización que el sector público debe otorgar a las EPS. Información que contradice a las voces del gobierno que han manifestado la importancia que tiene el sector en la política del gobierno.

Gráfico 1. Ferias Inclusivas en compras públicas 2016-2018.
1
Fuente: SERCOP
Elaboración: Jhonny Jiménez

 

Si se observa el presupuesto del Instituto de Economía Popular y Solidaria (IEPS), que es el encargado de la promoción de la EPS, es irrisorio si se considera la importancia del sector entorno en la generación de empleo y la producción de bienes y servicios. Este disminuye tendencialmente, de 22,8 millones en el 2014 a 5,2 millones en el 2017. Por otro lado, en el presupuesto del Instituto para 2017 el 98 % se dedica a gastos corrientes, es decir a sueldos y salarios de los funcionarios, dejando una pequeña suma para gastos de inversión; si el número de organizaciones es de 12.884 entre cooperativas, asociaciones y mutualistas se estaría invirtiendo en su promoción alrededor de 7 dólares por organización. En ese sentido, el IEPS realiza acciones aisladas y puntuales que limitan enormemente el trabajo integral de la promoción, que actualmente es uno de los retos más que el control.

 

Gráfico 2. Presupuesto: Instituto de Economía Popular y Solidaria 2014-2018.

2

Fuente: IEPS y Ministerio de Finanzas.
Elaboración: Jhonny Jiménez.

 

Existen diversas instancias estatales relacionadas con las políticas entorno a la economía popular y solidaria. Instituciones, Ministerios (SEPS, IEPS; CONAFISE, SERCOP, Gobiernos Locales, Ministerio de Salud) y autoridades, las cuales no tienen ningún nivel de coordinación interinstitucional, priorizando más el control que la promoción. Lo que lleva las organizaciones a enfrentar un sin número de requisitos y “tramitología” que retrasan, encarecen y entorpecen los procesos de la EPS.

 

Es necesario establecer medidas que no solamente se limiten al fortalecimiento del sector financiero de la EPS sino también del no financiero, estableciendo políticas en todo el proceso económico. En otras palabras, no permanecer solamente en el campo productivo, sino también medidas que permitan fortalecer procesos en la comercialización y el consumo solidario.

 

Uno de las roles centrales de los gobiernos democráticos, es la redistribución, a través de las políticas económicas y sociales, lastimosamente, existe una tendencia a una mayor concentración del capital, en un estudio “(….) se observa que el ingreso total de los grupos económicos que pertenecen al quintil 5 es de USD 34.109 millones y el del quintil 1 asciende a USD 1.148. Es decir, existe una brecha del 97% en los ingresos totales entre el quintil con mayores ingresos y el de menores ingresos”.[3]  Si se observa las medidas económicas que está tomando el actual gobierno,  particularmente en la exoneración del pago del impuesto a la renta a las nuevas inversiones y la anulación del pago anticipado del impuesto a la renta, irían en la vía contraria a los procesos redistributivos que plantea la economía social y solidaria.  

 

Si se toma en cuenta que la economía solidaria está centrada en la reproducción ampliada del trabajo y no en el capital, es necesario ampliar los derechos de los trabajadores, el acceso al seguro social para los trabajadores y sus familias. Este es un tema inexorable ha ser promovido desde el Gobierno, en todos sus niveles.  De igual forma, hay que trabajar en el fortalecimiento de la asociatividad, como uno de los factores productivos que permiten promover la economía social y solidaria.

 

Actualmente existe la Resolución del la Superintendencia de Control de Mercado en el cual establece que el 15 % de los productos que se exhiben en las perchas de los supermercados y tiendas deben provenir de la EPS, medida que permitió que se fortalezca este sector, es necesario que se genere procesos de veedurías publicas  y ciudadanas, para que el sector privado cumpla con la normativa.  

 

La Constitución establece que el sistema económico es social y solidario, se requiere políticas integrales, no solamente en el campo económico sino en las esferas culturales y sociales. Es necesario un trabajo coordinado de todas las instituciones del Estado, pero además un fortalecimiento de la institucionalidad, dejar de mirar a la economía solidaria como una economía de “pobres y para los pobre”, es necesario un nuevo marco normativo, que traspase la mirada cooperativista financiera a una que promueva un sistema económico solidario, con empleos de calidad y procesos de redistribución.

[1] Información del IEPS, Superintendencia de Economía Popular y Solidaria, Agenda de la ESS, Organizaciones Sociales.

[2] Resolución del Servicio Nacional de Contratación Pública No. 72 determina un Catálogo Dinámico Inclusivo (CDI)

[3] https://coyunturauceiie.wordpress.com/2018/05/28/los-grupos-economicos-del-quintil-mas-alto-de-ingresos-poseen-4-veces-mas-integrantes-en-paraisos-fiscales-que-los-del-quintil-de-menores-ingresos/

1 Comment

  1. es necesario y urgente la coordinación con las intituciones del estado y organizaciones… que no necesitamos miserias, somos hombres y mujeres de trabajo que aportamos día a día con la economía del país. . la normativa debe promover un sistema económico solidario, con trabajo y empleos de calidad y procesos de redistribución.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s